lunes, 18 de julio de 2011

En Suecia, financiada con fondos públicos, llegó la primera guardería para la homosexualización compulsiva de los niños.

Un centro infantil en Suecia implanta un método único que evita roles y referencias masculinas y femeninas. LA VANGUARDIA

Según la directora del centro, esto ayudará a los niños a sentirse más libres a la hora de elegir su propia orientación sexual. "Es importante que sepan que todos somos seres humanos y que somos libres de ser como queramos ser. Tienen que entender desde pequeños que ser gay o lesbiana es algo normal (En la foto un antecedente en la Marcha del orgullo gay de Buenos Aires, Noviembre de 2010,, niño varón disfrazado de niña)


Esta guardería cuenta mayoritariamente entre sus clientes a "padres" homosexuales (entrecomillo porque muy probablemente una gran parte de ellos no sean realmente padres biológicos) y se inscribe en una tendencia ideológica totalitaria para imponer la ambiguedad sexual. Ya lo había advertido en un post anterior ( http://ernestolamuedra.blo​gspot.com/2011/05/un-dispa​rate-que-es-un-advertencia​.html) sobre la crianza de niños "sin sexo". La unión del hombre y la mujer tiene una potencia reservada solo a los Dioses y seguramente delegada por éstos: la generación de la nueva vida. Como una forma de rebelión contra el milagro de la creación algunos pretenden que el ser humano se degenere constantemente, se construya a sí mismo. Principal papel juega en esto la aniquilación de la paternidad y la filiación y su reemplazo por lo que llamo la "mascotización" de los niños, es decir convertir a éstos en una función elegible y cuasicontractual para la compañia de adultos, revocable y desvinculada de la filiación biológica intersexual. Es esencial en esto irrespetar los datos naturales: La diferencia entre el hombre y la mujer,la raíz biológica de la filiación que deriva de ella y el niño convertido en centro de la atención, responsabilidad y desvelos de su papá hombre y mamá mujer. Hay que desvincular al niño de sus padres biológicos para minusvalorarlo, para desvalorizarlo, para convertirlo en objeto del tráfico de adultos o carne de aborto o infanticidio llegado el caso . Cualquier manual de psicología básica afirma que el niño a partir de que toma conciencia de la diferenciación de genitales externos comienza un proceso de autoafirmación de su propio sexo que resulta esencial al desarrollo de su personalidad. Esta guardería solo puede medrar con la ambiguedad de los vestidos, juguetes o nombres, a efectos de confundir a los niños e infundirles temor a expresar la valorización de su propio sexo. Para ser coherentes deberían permitir que los niños estén desnudos, como en la prehistoria, para que no se los engañe tal como pretenden estos infradotados. ¡¡Chantas!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario