domingo, 21 de febrero de 2016

Al menos un Diputado por la restauración del matrimonio en las legislativas del 2017 de CABA. Convocatoria a la la Democracia Cristiana, Valores para mi País y militantes de la causa por la familia de todo el pais y de todos los colores políticos.

Sí a lo primero. No a lo segundo
 Convocatoria (texto a debate):

 Todo indica que en las elecciones legislativas de medio término en el 2017, a pesar de la dificultades económicas que se avecinan implicarán un cómodo triunfo del PRO y sus aliados, porque la gente va a estar espantada de un retorno del Kirchnerismo, de la corrupción y el clientelismo.
.La discusión no va a pasar por la economía..
Es una buena oportunidad para que terceros partidos con valores que quieran emerger rompan la polarización PRO-Kirchnerismo poniendo en primer plano la cancelación de una deuda de la democracia Argentina que es la derogación de la ley 26.618, una de las leyes de sanción más vergonzosa de la historia legislativa nacional, aprobada con sobornos explícitos a los legisladores y la única ley que el entonces diputado Néstor Kirchner, muy poco antes de su muerte, concurrió a votar positivamente.
La República Argentina está madura para ser el primer país que derogue una ley de matrimonoide gay, una imitación de la institución matrimonial cuyo único efecto práctico es debilitar el matrimonio y privar deliberadamente a algunos niños de su derecho a tener padre y madre.
En efecto, como consecuencia inevitable de la ley 26.618 al poco tiempo fue modificado el código civil, cuyo aspecto más saliente es la casi desaparición del matrimonio con perfil normativo y la autorización para realizar fraudes en la identidad de los niños ocultando los padres reales para crear los supuestos "dos papás" o "dos mamás". Las autoras del código civil en las materias de familia han reconocido que la conformación del licuado matrimonio en su texto obedece a la sanción de la ley 26.618 y a la necesidad de "permitir" el fraude de la supuesta copaternidad o comaternidad entre personas del mismo sexo.
La Agenda electoral del 2017 incluye por lo tanto la modificación del código civil eliminando las menciones sobre la indiferencia de sexo en los contrayentes y la autorización del tráfico de gametos por individuos anónimos abandónicos, los verdaderos padres, cuya ocultación se permite y aplaude. Es absolutamente falaz en consecuencia la propaganda facilonga que se nos suministraba sobre que el matrimonoide gay "no afecta" el matrimonio y es desde ya, completamente falso que no afecte a los niños.
El clishé mediático que surgió sobre un supuesto "matrimonio igualitario" es exactamente al revés: es un seudo matrimonio DESIGUALITARIO para los niños al privar a algunos y en forma deliberada de su derecho a tener padre y madre. Un verdadero crimen de lesa humanidad, si alguien tiene la intención de ubicar en su justa dimensión esa devaluada terminología derechohumanista. Por otra parte el matrimonio en el derecho patrio siempre fue igualitario porque no tenía ninguna restricción por razón de raza, posición económica ni siguiera orientación sexual, porque nada impedía casarse a las personas homosexuales, claro está con alguien de su sexo opuesto por ésta una nota fundante del matrimonio desde el confín de su historia y no una discriminación ideológica contra nadie.
Los argumentos para exponer electoralmente a favor de la derogación de la ley 26.618 y la puesta en valor del matrimonio en el código civil son contundentes y se pueden volcar en consignas facilmente comprensibles para la ciudadanía, sin necesidad de caer en ninguna homofobia, porque no está en discusión aquí la homosexualidad ni los derechos y deberes de las personas de esa orientación sexual -que en todo caso forman parte de otra discusión, con temas que no se ignoran conflictivos- sino la conformación del matrimonio y los derechos de los niños.
Todo lo que debilita al matrimonio y la familia debilita también el bienestar de los niños. Cálculos realizados por el suscripto indican que las familias ahorran al Estado hasta un 20% del PBI en concepto de alimentación, vivienda, y escolaridad de sus integrantes. Una mujer sola, un niño solo, son candidatos fáciles a caer en la patria planera y pasar a depender del político de turno.
Para las elecciones del 2017 falta mucho y falta poquísimo al mismo tiempo, si se las quiera encarar en el sentido que venimos exponiendo. Es una apuesta ganadora. La Ciudad de Buenos Aires es la que proporcionalmente menos votos exige para consagrar un diputado nacional, solo 150 mil aproximadamente. Esta metropólis es el centro cultural de país y una intensa campaña y la consagración de un diputado profamilia repercutirá en todo el país y en todos los partidos. Manifestaciones multitudinarias dieron marco a la oposición a la ley 26.618 y sus participantes están esperando que alguien nuevamente los convoque.
La convocatoria se dirige principalmente a los partidos Democracia Cristiana y Valores para mi país, que por ser partidos con personería nacional tienen la herramienta legal para concretarla. Están imbuídos de estos principios y que ojalá puedan unirse porque la Democracia Cristina no puede ser un partido "Católico" ni Valores para mi país un partido "evangelista". La Democracia Cristiana alemana es un ejemplo, donde conviven católicos y protestantes. Pero la campaña tampoco puede estar fundada en consignas religiosas, que el matrimonio debe ser entre hombre y mujer "si lo dice" el versículo tal o cual de la Biblia, el Talmud y el Corán. Si bien se reconoce el valor fundamental de las religiones en la ordenación de las sociedades y en los principios morales de la actividad del político y el ciudadano, lo que está en discusión son cuestiones estrictamente políticas y prácticas del interés de la sociedad y la infancia. Personas ateas podrán estar de acuerdo probablemente. También se dirige a las personas de cualquier signo político, con o sin afiliación partidaria, para que se sumen a esta marcha. Es una tarea difícil pero hay que empezarla ya.

Buenos Aires, 21 de Febrero de 2016.

Comité por al menos un Diputado por la restauración del matrimonio en las legislativas nacionales del 2017 en CABA. (En formación)

Contactarse con Ernesto Ricardo Lamuedra.

Email pordiputadoprofamilia@outlook.com o al grupo de Facebook "Un diputado por la restauración del matrimonio en las legislativas 2017"

2 comentarios:

  1. Buenos días Docor Lamuedra.

    Recuerdo sus repetidos artículos, comentarios y publicaciones en contra de la ley de matrimonio civil igualitario. Mas aún, acabo también de leer su "llamado" a votar por un(a) candidato/a que pretenda derogar la Ley Nacional No. 26.618.

    Dejando de lado opiniones personales sobre el fondo del asunto, me preocupa -como anticipé más arriba- su alejamiento de las coordenadas temporo-espaciales y la no inclusión (deliverada o no) de sucesos actuales relevantes que hacen practicamente imposible la derogación de dicha Ley. A saber:

    Primero, Argentina legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo a mediados de 2010 - casi 6 años atrás. A día de hoy, hay ya varias miles de parejas casadas y con hijos/as inscriptos. También, por qué no decirlo, ha habido incluso divorcios y personas que han quedado viudas luego de haber perdido a sus cónyuges del mismo sexo. En otras palabras, hay hechos de jure y de facto totalmente cementados en nuestra realidad. Por tanto, romper ese "status quo" a esta altura sería no sólo ilógico sino altamente dañino y perjudicial para la sociedad. A mero modo de ejemplo no limitativo, ¿qué pasaría, material y psicológicamente, con los niños/as que ya están siendo criados por matrimonios de parejas del mismo sexo en caso de derogar esta ley?

    Por otra parte, de procederse con el intento de derogación, ¿cómo se justificaría la doble discriminación? Me explico: existiría ya no sólo discriminación entre parejas de gays y de parsonas heterosexuales, sino también entre personas gays o lesbianas ya casadas y gays o lesbiabas que quieran contraer matrimonio. No habría motivo para sostener tal discrminación. Lo mismo fue considerado por el Tribunal Constitucional de España cuando decidió en contra de una demanda de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio igualitario de ese país (sentencia que llegó 5 o 6 años luego de la aprobación y efectiva vigencia del mismo)y que valió la declaración de esa ley como totalmente consitucional.

    En segundo lugar, en conexión con lo anterior y como Ud. mismo menciona acá y en la página web que creó, ningún país o jurisdicción ha jamás derogado una ley de este tipo. Naturalmente, esto sucede en tanto estas leyes refieren al delicadísimo Derecho de Familia - disciplina del derecho en la cual, mucho más que otras, la "coherencia legislativa" debe ser siempre sostenida y defendida dada la gran cantidad de personas que podrían, eventualmente, verse afectadas. Así, cualquier persona o institución cuyo objetivo sea derogar leyes o normas de este calibre tendría que contar, mínimo, con muy fundadas y exhaustivas razones para proceder. No me refiero, desde ya, a meras opiniones, sino a actos que se hayan producido, EN CONSECUENCIA de este ley, que material y concretamente afecten, alteren o socaven el orden social. Dicho esto, ni siquiera suponiendo por un segundo que su argumento sobre el eventual perjuicio sufrido por niños y niñas sea real (que no lo es, pero el estudio de su argumento hace necesaria la hipótesis) permitiría derogar la ley de matrimonio igualitario: en todo caso, se podría intentar cancelar la adopción por parte de parejas de un mismo sexo, o el acceso de éstas a técnicas de reproducción medicamente asistida, más no el matrimonio en tanto institución a la cual acceden dos personas adultas, en pleno uso de sus capacidades mentales, y con mutuo acuerdo y consentimiento.

    ResponderEliminar
  2. Tercero, y de nuevo referido a la coherencia legislativa y al derecho internacional; Ud. -como gran estudioso del tema- bien debe saber que a nuestro país lo siguieron, en la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, muchas otras jurisdicciones: en Sudamérica, nuestros hermanos Uruguay, Brasil, más recientemente Colombia; y también varios estados dentro de México (Cohauila, Jalisco, Chihuahua, Quintana Roo, Nayarit - todos con reconocimiento a nivel nacional e interestatal. Además, los jueces y Cortes de todos los estados y niveles estan obligados a garantizar el matrimonio a cualquier pareja, de y en cualquier estado que lo solicite). También se sumaron: Francia (cuya legislación sobre PACS Ud. citó), Dinamarca, Groenlandia, Finlandia, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Inglaterra, Gales, Esocia e Irlanda (por referendum). También, exactamente ayer mismo, se sumaron las Islas Faroe y la Isla de Man. De igual modo, mociones abogando por la pronta legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo fueron aprobadas en las islas de Guersney y Jersey. Antes de fin de año, quizás se sumen Australia y Suiza. La familia occidental ya cambió y, como bien dijo Ud., ninguna de estas leyes ha sido derogada luego de su aprobación.

    Lo irónico es que, cuando se aprueban leyes de matrimonio igualitario, para Ud. se trata sólo de "coyuntura", pero cuando un país lo rechaza se trata de "decisión política". Creo que ambas, sin excepción, son decisiones políticas influenciadas, sin dudas, por conyunturas - siempre. Lo mismo con los plebiscitos en cualquier país o jurisdicción. Quienes apoyamos estas medidas estamos muy contentos y, de hecho, ya no nos preguntamos si se legalizará o no en tal o cual país occidental, sino que el eje cambió y el interrogante ahora es: "Cuál será el próximo país?" o, mejor aún, "Tal país lo hará ahora o en unos años?" Además del crecimiento exponencial de países con matrimonio igualitario vale decir, una vez más, que ninguno lo ha derogado luego de su autorización.

    Saludos cordiales,

    Un compratriota suyo.

    ResponderEliminar